UA-108517639-1

Después de un determinado movimiento del mercado, los precios vuelven a recorrer una parte de la tendencia previa antes de continuar moviéndose en la dirección original.

 

Estos movimientos a contra tendencia suelen caer dentro de unos parámetros porcentuales pronosticables. La aplicación más conocida del fenómeno es el retroceso del 50 por ciento. Digamos, por ejemplo, que un mercado tiene una tendencia cada vez más ascendente y pasa del nivel 100 al nivel 200. Con frecuencia, la reacción que sigue es volver atrás alrededor de la mitad del movimiento anterior, al nivel 150 aproximadamente, antes de volver a ganar el impulso ascendente.

 

Se trata de una tendencia del mercado muy conocida y que se da con mucha frecuencia. Asimismo, estos retrocesos porcentuales se aplican a cualquier grado de tendencia, mayor, secundaria o de corta duración.

 

Además del retroceso del 50 por ciento, hay parámetros porcentuales de mínimos y máximos también ampliamente conocidos, como los retrocesos de un tercio y de dos tercios. Dicho de otro modo, la tendencia del precio se puede dividir en dos tercios.

 

En general, un retroceso mínimo es de aproximadamente un 33 por ciento y uno máximo está alrededor de un 66 por ciento, lo que quiere decir que en la corrección de una tendencia fuerte, el mercado generalmente vuelve atrás un tercio del movimiento previo.

 

Esta información es muy útil por varias razones. Si un operador está buscando un área de compra por debajo del mercado, sólo puede computar una zona del gráfico entre el 33 y el 50 por ciento y utilizar esa zona del precio como marco general de referencia para las oportunidades de compra.

Los precios con frecuencia vuelven atrás más o menos la mitad de la tendencia previa antes de retomar la dirección original. Este ejemplo muestra una vuelta atrás de un 50 por ciento. El retroceso mínimo es de un tercio, y el máximo de dos tercios de la tendencia anterior.

 

El parámetro máximo de retroceso es el 66 por ciento, un área que se vuelve especialmente crítica. Para que se mantenga la tendencia anterior, la corrección debe detenerse en el punto de los dos tercios, que entonces se transforma en un área de compra con riesgo relativamente bajo en una tendencia alcista o en un área de venta en una tendencia bajista.

 

Si los precios exceden el punto de los dos tercios, hay más posibilidades entonces de un cambio de tendencia que de un simple retroceso. El movimiento entonces generalmente vuelve atrás el 100 por ciento de la tendencia anterior.

 

Los tres parámetros de retrocesos porcentuales que hemos mencionado hasta ahora —50 por ciento, 33 por ciento y 66 por ciento— salen directamente de la Teoría de Dow. Los seguidores de dicho enfoque usan retrocesos porcentuales del 38 y el 62 por ciento y algunos técnicos redondean estas cifras aún más y llegan a una zona de retroceso entre el 40 y el 60 por ciento.

 

Las tres líneas horizontales marcan los niveles de retroceso de 38, 50 y 62 por ciento. La primera bajada llegó hasta la línea de 38 por ciento, la segunda hasta la de 62 por ciento y la tercera pasa la línea de 50 por ciento.

 

Casi todas las correcciones encuentran apoyo en las zonas de retroceso de 38 y 50 por ciento. Las líneas de 38 y 62 por ciento son retrocesos de Fibonacci y cuentan con el favor de la mayoría de los chartistas.

 

CONCLUSIONES

  • Los retrocesos son una manera de engancharse a un movimiento ya iniciado.
  • El primer retroceso que se produce tras un movimiento fuerte es una señal clara de toma de posiciones a favor del movimiento.
  • Si el retroceso es en torno al 38,2%, se considera que el movimiento previo tiene bastante fuerza y se considera muy probable que se haga un máximo o un mínimo posterior, según el movimiento sea al alza o a la baja.
  • Si el retroceso es en torno al 61,8%, se considera que el movimiento previo tiene poca fuerza y se considera poco probable que se haga un máximo o un mínimo posterior, según el movimiento sea al alza o a la baja.
  • Si se pierde la zona en torno al 61,8% se considera probable una vuelta al origen del movimiento, y aumentan las probabilidades de un cambio en la dirección del movimiento en curso.
  • En el caso de un retroceso del 50% las opciones de hacer nuevos máximos o nuevos mínimos se hallan igualadas.

 

Si te ha gustado este artículo, échale un vistazo al resto de nuestras publicaciones y pestañas de la web y suscríbete a nuestra Newsletter para recibirlas directamente en tu correo electrónico. Además recibirás gratis, el mejor libro sobre el Análisis Técnico. Gracias por hacerlo y bienvenido a nuestra gran familia.

Advertencia Legal

Nada de estos artículos deben de interpretarse como asesoramiento de inversión. Ni el autor ni la publicación asumen ninguna responsabilidad por las inversiones, ganancias o pérdidas incurridas como resultado de esta información. Trading y Sistemas es un portal web de información y formación financiera y como tal no tiene obligación de estar inscrita en la CNMV. Los CFD son un producto difícil de entender y la CNMV considera que no es adecuado para inversores minoristas debido a su complejidad y riesgo. Se trata de un producto apalancado cuyas pérdidas pueden exceder el depósito. La operativa en activos de los mercados financieros requiere conocimiento y amplia experiencia.  Trading y Sistemas  o cualquier persona o empresa relacionada con este proyecto, no aceptará ninguna responsabilidad por cualquier pérdida o daño en el trading como resultado de la confianza en la información suministrada en nuestra web, incluyendo nuestras publicaciones, webinarios, cotizaciones, gráficos, etc. Trading y Sistemas no asume responsabilidad alguna por cualquier pérdida, directa o indirecta, que pudiera resultar del uso de esta página web o de nuestros servicios. Los usuarios deben estar plenamente informados sobre los riesgos, gestión monetaria, apalancamiento y los gastos asociados con el trading en los mercados financieros.

Por tanto, tanto en operativa a contado como en operativa apalancada, declinamos toda responsabilidad de cualquier decisión de compra o de venta de títulos, valores y/o activos cotizados en los mercados, por influencia de dichas opiniones o replicando las posiciones publicadas en la web o seminarios. El contenido de la página web y los servicios que se ofrecen no pretenden ser, no son y no pueden considerarse en ningún caso, asesoramiento en materia de inversión ni de ningún otro tipo de asesoramiento financiero, ni puede servir de base para ningún contrato, compromiso o decisión de ningún tipo.

Suscríbete a nuestra newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter

Suscríbete gratis y recibirás en tu correo artículos y consejos sobre Bolsa y Trading.

Política de privacidad

¡Te has suscrito correctamente!

Share This

¡Comparte!

¡Comparte esta publicación con tus amigos!